jueves, 14 de mayo de 2015

Qué es... la enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades habituales.
Suele empezar en mayores de 60 años, afectando en su inicio las funciones del lenguaje, el pensamiento y la memoria. Progresa con el tiempo, llegando a no reconocer a sus familiares, olvidando sencillas tareas cotidianas como lavarse o peinarse. Con el tiempo se transforma su personalidad, pueden volverse ansiosos o agresivos, se pierden en la calle, no recuerdan su nombre o como se coge la cuchara, etc. Esto supone una grave alteración de su vida y la de las personas de su entorno. Casi un tercio de los mayores de 85 años padece la enfermedad.
1.¿Porqué se produce?
Está en estudio la causa de la enfermedad, pero si hay consenso en que se produce el acúmulo de sustancias tóxicas (como la amiloide, o en estudios recientes la tau) en los centros neuronales de la memoria y posteriormente en toda la corteza cerebral. Esto dificultaría la interconectividad neuronal y las respuestas adecuadas, provocando el deterioro progresivo de las capacidades mentales.
2. Factores de riesgo
- la edad: a partir de los 60 años, cuanto mayor más riesgo de padecerla.
- Historia familiar y genética: si hay antecedentes de padre, hermanos, etc, cuantos más familiares más riesgo. Hay un gen que indica mayor probabilidad de padecerlo, aunque quizás nunca se desarrolle.
- Parece haber conexión entre lesiones en la cabeza y mayor riesgo de Alzheimer. (traumatismos) 
- El llevar una vida sana: alimentación, ejercicio físico y mental, evitar tóxicos, mantener actividades sociales, controlar la hipertensión o la diabetes, etc, pueden disminuir el riesgo de padecer la enfermedad.
3.¿Existen tratamientos?
De momento no existe un tratamiento definitivo para la enfermedad de Alzheimer, pero si que existen una serie de medicamentos como los inhibidores de colinesterasa en las fases iniciales de la enfermedad, o el Memantine, en fases avanzadas. Otros medicamentos como los ansioliticos, vitaminas, antibióticos, hipnóticos,antihipertensivos, simvastatinas, etc, para tratar situaciones concretas pueden ser utilizados para mejorar los síntomas y complicaciones de la enfermedad.
Estrategias no medicamentosas: existen otras posibilidades de mejorar los síntomas, desde ejercicios de memorización, controles del entorno del paciente, cuidados paliativos en las diferentes etapas de la enfermedad, fisioterapia, ejercicio físico, centros de afectados de Alzheimer, etc
4. Diez señales de advertencia.
Es muy importante detectar precozmente la enfermedad, para iniciar los tratamientos y las estrategias que permitan una evolución más lenta del Alzheimer. La asociación de enfermos de Alzheimer ha puesto estas 10 señales de alarma:
- Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana (fechas, eventos, se pide la misma información repetidamente)
- Dificultad para planificar o resolver problemas que antes se hacían con relativa facilidad
- Dificultad para realizar tareas habituales de la casa, el trabajo o el ocio que antes se hacían
- Desorientación de tiempo o lugar (no sabe fechas, estación del año, ciudad en la que está)
- Dificultad para comprender imágenes visuales o como se relacionan entre si (leer, distancias, colores,)
- Problemas con el uso de las palabras al hablar o escribir. Parar en mitad de una frase porque no encuentra una palabra simple.
- Dejar objetos fuera de lugar (el plato en la estantería, el libro en el armario, etc)
- Disminución del "sentido común" o buen juicio ( pensar que un coche vale 3 euros, un caramelo mil, etc)
- Pérdida de interés en actividades sociales o en el trabajo, en las conversaciones, juegos, etc
- Cambios en el humor o la personalidad: se pueden volver irritables, confusos, temerosos, ansiosos,etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario