sábado, 17 de junio de 2017

El vino puede alargar la vida

El vino, bebido con moderación, puede mejorar nuestra salud
Hay muchas publicaciones en Internet que hablan de los efectos cardiosaludables del consumo moderado de vino. Habituálmente se indica que una o dos copas de vino al día, en aquellas personas que su salud lo permita, pueden mejorar su salud cardiovascular, incluso mejorar los niveles de colesterol y ejercer un efecto anitoxidante por sus compuestos: polifenoles, resveratrol, etc.
En las siguientes entradas del blog podéis encontrar más datos sobre el tema:
En este momento se acaba de publicar un artículo donde se indica que tomar dos vasos de vino al día puede influir en los genes de la longevidad, mejorando el pronóstico de vida.

Tomar dos vasos de vino al día podría alargar la vida
Elsevier13 jun 2017

El vino influye en los genes de la longevidad.

Mejorar la calidad de vida durante el envejecimiento es posible siempre y cuando se sigan unas pautas saludables, entre las que se encuentra realizar ejercicio físico, así como evitar el alcohol, aunque diferentes estudios han demostrado que tomar vino con moderación (dos vasos) contribuye a alargar la vida, según ha subrayado el catedrático de Fisiología de la Universidad de Valencia, José Viñas Ribes.

Esto es así ya que el vino influye en los genes de la longevidad, demostrado en un estudio realizado por Viñas y en otro de la Universidad de Cambridge. Sin embargo, el experto ha advertido de que no todas las personas pueden beber vino, especialmente por enfermedades o trastornos, y que, en cualquier caso, si se consume que se haga bajo supervisión médica.

Estas pautas, pensadas para prolongar y mejorar el envejecimiento, han sido expuestas por el Dr. Viñas en el 59 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y 29 de la Sociedad Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX).

Además del ejercicio físico y beber vino con "mucha prudencia", el especialista ha recomendado no fumar y tomar cuatro piezas de fruta y verdura al día y, en esta línea, consumir fitoestrógenos de ciertas plantas y legumbres como la soja, con los que "se puede vivir más y mejor".

En este sentido, se puede recurrir a la genisteína, fitoestrógeno perteneciente a la categoría de isoflavonas, también presente en la soja, y cuya importancia en nutrición, modo de vida y envejecimiento se encuentra aún en estudio en relación a su influencia en la regulación del colesterol o el mantenimiento de la masa muscular y ósea en etapas menopáusicas.

Los fitoestrógenos se pueden tomar también como apoyo en tratamientos para retrasar el alzhéimer, pues son similares a los estrógenos humanos femeninos e influyen en el cuerpo humano de forma muy parecida y, por ello, el Dr. Viñas pone de ejemplo el caso de las mujeres, quienes "llegan a vivir de media hasta 14 años más de vida que los hombres", y no solo en cantidad, sino en calidad, algo que les aporta, de forma natural, los estrógenos (sus hormonas naturales).

No hay comentarios:

Publicar un comentario