jueves, 11 de septiembre de 2014

diagnóstico y tratamiento de la mastitis

La mastitis es el proceso de inflamación del seno, generálmente causado por una infección y en mujeres que están amamantando a sus bebés.
Pero no es siempre así. También puede aparecer mastitis en cualquier mujer, incluso en la niña, si se produce el paso de gérmenes a través del pezón o de una herida en la piel del seno.
En algún caso muy raro hay un tipo de cáncer de mama (carcinoma inflamatorio) que puede parecer en su inicio una mastitis. En este caso cuando el médico ha tratado la mastitis con antibióticos y pasa una semana sin respuesta al tratamiento, hay que hacer un estudio para descartarlo.
1. Síntomas de la mastitis:
- Dolor en la mama, en la areola, en el pezón..en uno de los dos senos..generalmente de inicio brusco.
- Rojez: signo muy importante (mirar las dos fotos que os he puesto). Suele verse bien una zona enrojecida, mas o menos bien delimitada, que suele 
tener forma de "triángulo" con el vértice en el pezón.
- Calor local: si lo tocamos percibimos claramente que está la piel de esa zona más caliente que el resto.
- Síntomas generales: no siempre aparecen, pero suelen ser: malestar general, fiebre, escalofríos.

Los síntomas suelen evolucionar muy rápido, en unas horas se complica y aumentan bastante la rojez y el dolor.

2. Diagnostico y tratamiento: La propia mujer aprecia fácilmente que algo raro está sucediendo y se debe acudir pronto al médico o la matrona, pues cuanto antes se inicie el tratamiento más fácil será evitar las complicaciones. No se debe suspender la lactancia, al contrario, conviene extremar la higiene de los pezones pero seguir sacando la leche para evitar que se forme un absceso, que obligaría a practicar una incisión y drenaje del mismo. El tratamiento es antibiótico tomado por vía oral. El médico, ginecólogo o matrona lo prescribe, teniendo en cuenta que no afecte al bebé y sea eficaz contra el estafilococo aureus o el estreptococo B que suelen ser los responsables.
3. Complicaciones: Hemos comentado que se pueden producir abscesos en los conductos galactóforos, abscesos subareolares o en el pezón, que habría que drenar..se pueden producir fístulas, o secreción purulenta por el pezón. Es bastante frecuente que tras un episodio de mastitis se puedan producir otros al cabo de un tiempo.

4. Prevención de la mastitis: Es importante que los pezones lleguen en buen estado al periodo de lactancia, debidamente endurecidos y tratados con higiene y buena hidratación. Para ello durante el embarazo hay que cuidarlos, endurecerlos, por ejemplo frotándolos un poco con la toalla tras la ducha y poniendo luego un aceite de almendras o similar que lo hidrate. Si se hace alguna grieta o fisura del pezón hay que tratarla.
Durante la lactancia hay que mantener una higiene cuidadosa de los pezones, lavándolos tras la toma con agua con un poco de jabón líquido, aclarando y secando bien y manteniendo los discos protectores del pezón lo más secos posibles. Si aparecen grietas comentarlo con el médico o la matrona que te de una pomada para tratarlos adecuádamente. Si a pesar de todos los cuidados aparece el dolor y la rojez, no te esperes al día siguiente, acude a urgencias para que te recomienden el tratamiento antibiótico adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario