lunes, 30 de abril de 2012

EL SUEÑO EN LA EMBARAZADA

Según un estudio de la Asociación Americana del Sueño, entre le 70-90% de las mujeres sufren durante la gestación trastornos que dificultan un normal descanso. Vamos a comentar brevemente las causas y como tratar de mejorar el descanso nocturno.

1. TRASTORNOS HORMONALES: Según algunos estudios el aumento de estrógenos y progesterona alteran el sueño profundo, que es el que mejor nos hace descansar. Esto hace también que disminuya el nivel de cortisol y melatonina, con lo que se alteran también los ritmos del sueño. Estos trastornos son más frecuentes en el primer trimestre del embarazo. Luego se produce un equilibrio hormonal en la nueva situación que compensa estas alteraciones.
2. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS: especialmente durante el primer trimestre de embarazo, aparecen las preocupaciones y los miedos: ¿estará bien el feto? ¿que repercusiones tendrá el embarazo en mi salud ? ¿sabré llevarlo de forma conveniente? ¿se me dará bien el parto?...etc..esto supone una inquietud que a veces dificulta la conciliación o el mantenimiento de un sueño descansado y reparador..Hay ocasiones en las que previamente al embarazo había alguna patología: ansiedad, depresión, prevención de jaquecas, fibromialgia, etc..que obligaba a tomar tratamientos antidepresivos o ansioliticos que conviene dejar al quedar gestante..esto puede provocar transitoriamente trastornos del sueño. Al final del embarazo los temores al parto, el no saber como actuar, cuando acudir al hospital, etc, generan también ansiedad y dificultades para conciliar el sueño.
3. TRASTORNOS FÍSICOS: los cambios que se producen en el organismo de la embarazada ocasionan molestias que dificultan un buen descanso:
- las náuseas y vómitos del primer trimestre, que le hacen sentirse mal nada más despertarse.
- la mayor frecuencia de infecciones de orina, que obliga a levantarse por la noche impidiendo el correcto descanso.
- los calambres de las piernas, la sensación de "piernas inquietas", uno por alteraciones del equilibrio sodio-potasio, el otro por alteraciones circulatorias (varices).
- el reflujo gastroesofágico (ardores de estómago), que despiertan e impiden el sueño.
- los dolores de espalda, de caderas, de pelvis...dolores óseos que no dejan descansar cómodamente.
- la sensación de "adormecimiento" de manos o pies, por problemas circulatorios o de retención de líquidos.
- La incomodidad del propio aumento de volumen del útero o la posición del bebé, que comprime la vejiga obligando a la embarazada a levantarse a orinar 3-4 veces durante la noche.
- Las alteraciones en la sensación de calor/ frio..que hacen que unas veces sobre y otras falte la ropa de la cama.
- La dificultad para cambiar de posición en la cama, especialmente en el tercer trimestre de embarazo, teniendo en cuenta que no se debe estar en posición supina (tripa arriba)
- Sin tener en cuenta otras molestias como dolores hemorroidales, de las varices, por la hinchazón de manos o pies, etc....
¿QUE SE PUEDE HACER?
1. Tratar todo lo que sea tratable: antieméticos para las nauseas, antiácidos y elevar la parte delantera de la cama para el reflujo gastroesofágico, tónicos venosos, pomadas antihemorroidales, tratamiento antibiótico para la cistitis, paracetamol para los dolores óseos, etc
2. Evitar los estimulantes: café, cocacola, tónica, té, chocolate, etc.
3. Hacer ejercicio físico moderado: paseos, bici estática, etc
4. Baño calentito antes de dormir, masaje, lectura..actividades que relajen física y mentalmente.
5. Tomar infusiones relajantes: tila, valeriana, manzanilla, etc
6. Como último recurso y si el médico lo considera preciso, se puede tomar diazapan a algún hipnótico suave que ayude a conciliar el sueño.

¡FELICES SUEÑOS, GORDITAS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario